Conoce la mirada de nuestras directoras

Macarena Salosny, Presidenta de Inspiring Girls Chile

| Iniciativa busca empoderar a niñas a través de encuentros con mujeres exitosas

“Yo no quería que mi hija pasara por lo que yo pasé”, reflexiona Macarena Salosny, recordando aquellos años de su infancia en que su madre le decía que la ingeniería era “cosa de hombres”. Desde entonces, comenzó a gestarse en ella una suerte de frustración que fue creciendo a medida que empezó a darse cuenta que el sexo masculino gozaba de ciertos privilegios. Algo que finalmente la hizo reaccionar y la llevó a decir que “no puede ser que esto funcione para algunas personas nada más”.

De ahí en adelante, recorrió un camino que la mantuvo siempre ligada al empoderamiento femenino. Una senda que la llevó hasta donde está hoy, presidiendo, a sus 36 años, el capítulo chileno de Inspiring Girls, fundación internacional nacida en 2015 en el Reino Unido, que hoy tiene presencia en 13 países –Chile fue la primera nación latinoamericana en unirse, gracias a la iniciativa de Salosny–, y que se dedica tanto a aumentar la autoestima y ambición profesional de niñas en edad escolar, como sus expectativas laborales, mediante intervenciones que permitan visibilizar la variedad de profesiones y trabajos a los que pueden optar. “Sin que el simple hecho de ser mujer suponga ninguna limitación”, acota Salosny.

El 48% de las mujeres en Chile trabaja y de ellas, cerca del 80% recibe el sueldo mínimo. “Eso, sumado a mi propia historia personal, en la que fui madre muy joven y tuve que postergar mi desarrollo profesional por criar a mis hijos, junto con depender económicamente del ‘hombre de la casa’, hizo que empezara a sentir que me estaba ‘atrofiando’ como persona y como mujer”, reflexiona.

En ese sentido, reconoce que Inspiring Girls le ha “cambiado la vida” porque relata que empezó a tomar conciencia y a conocer a muchas mujeres con historias de vida potentes, pero que no estaban conscientes de su valor o de la oportunidad que tienen de ser agentes de cambio. Esta iniciativa, dice, le ha hecho creer que una mayor incorporación de mujeres en espacios y contextos laborales, les da mayor independencia.

“Una vez, una chica del Ministerio del Trabajo me dijo que cuando una mujer encuentra un trabajo y un ingreso económico, es más probable que denuncie o que se separe si es que vive situaciones de violencia intrafamiliar. Por eso, a través de la Fundación estamos aportando a esas dos áreas: a la disminución de la violencia intrafamiliar por motivos de dependencia económica, y al aumento de participación laboral femenina”, comenta.

Lee la nota completa de El Diario Financiero aquí

¿Hemos Avanzado lo Suficiente?

Hace unos días en una entrevista en una radio, un panelista me preguntó si no creía que ya hemos tenido suficientes quejas, que se ha avanzado suficiente, que las mujeres están mucho mejor que antes, y que es hora de avanzar.

¿Hemos avanzado lo suficiente? No. En el mundo hay sólo un 47% de participación laboral femenina (el resto no puede principalmente por razones del cuidado de otros), hay en promedio un 25% de brecha salarial, y sólo hay un 5% de mujeres CEO’s en empresas S&P.

Me pregunto constantemente cómo avanzar más rápido y he llegado a tres conclusiones. La primera: educar. Fomentar conversaciones y debates con argumentos, pero para eso es necesario aclarar antes algunos conceptos. Hay palabras a las cuales les tenemos miedo, rechazo o no hay claridad de su significado, por lo que quiero definir 6 conceptos claves[1]:

Feminismo: igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres, reconociendo sus diferencias.

Igualdad y equidad de género: la primera habla de condiciones para el desarrollo pleno del potencial de hombres y mujeres. El segundo tiene una connotación de justicia, son medidas que compensan discriminaciones. Es un medio para alcanzar la igualdad.

Género: construcción social de atributos asociados a hombres y mujeres, lo que se espera permite, y valora en ellos.

Sexo: conjunto de características biológicas que permiten distinguir si una persona es mujer, hombre y/o intersexual.

Identidad de género: experiencia de género innata, interna e individual de una persona, que puede o no corresponder con la fisiología de su sexo.

Patriarcado: organización sistemática del poder del hombre o lo masculino sobre la mujer o lo femenino. Es una relación de dominación y subordinación.

Lo segundo: este es un desafío de mujeres y hombres. Esto no es para nuestras hijas o nietas, esas declaraciones externalizan el trabajo pendiente, sino que debemos declarar que es un desafío de todos en la actualidad. Para esto, hay que aceptar que todos tenemos prejuicios que afectan día a día una igualdad real, si no tenemos esa conciencia no podremos avanzar. Debemos incorporar a los hombres en esto y escucharnos mutuamente.

Y tercero: resiliencia. Esto no es una moda, estamos en un momento crucial, un cambio de paradigma cultural. No caigamos en la complacencia de pensar que ya está todo listo, sólo porque la tarea es tediosa o de largo aliento. Todos podemos ser agentes de cambio para la igualdad de género y transformar nuestra sociedad. Para esto debemos instruirnos y cuestionarnos individualmente, convocar a hombres y mujeres y desarrollar resiliencia y pensamiento crítico. Nadie dijo que sería fácil, pero estoy segura de que tampoco será imposible.

[1] Fuente: Curso online “Yo sé de Género 1-2-3”, de Onu Mujeres. Para formación online y gratuita, visita trainingcentre.unwomen.org

Leer la columna publicada en Mujeres Influyentes aquí

Mujer en la Industria : Desafíos y oportunidades para la Minería en Chile

Talento femenino

En la actualidad, las políticas para atraer talento femenino por parte de las compañías va tomando forma, mientras las universidades registran cada año más ingresos y más mujeres tituladas de carreras vinculadas a la industria.

Al ser consultada sobre la efectividad de estas políticas, la directora Adjunta de Women in Mining Chile (WIM Chile), Astrid Escobar, indica que “las empresas mineras si están siendo efectivas en la atracción de talento femenino. Sus políticas están cambiando en post de trabajar por la inclusión y diversidad no tan solo de género, lo que claramente es un avance y demostración que es el foco y visión de futuro”.

Si bien Escobar destaca de forma positiva este avance, puntualiza que “es importante seguir trabajando no tan solo para atraer a las mujeres a la minería sino que desarrollar conjuntamente políticas para retener y potenciar el desarrollo de carrera de estas mujeres dentro de las mismas compañías”.

Puedes leer el artículo completo publicado en Portal Minero aquí